Por Ruby Soriano

El 2022 inicia con un mensaje contundente del Presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova quien exhibe el acoso e intimidación del poder judicial, en contra de los consejeros de este órgano electoral como consecuencia de señalar las carencias presupuestales para realizar la consulta ciudadana donde se someta a votación la llamada revocación de mandato.

Lo acontecido con el árbitro electoral en México enciende focos de riesgo luego de las denuncias penales que el Presidente del Congreso de la Unión que encabeza el morenista Sergio Gutiérrez Luna presentó en contra de consejeros del INE.

La llamada consulta para la revocación de mandato no sólo ha polarizado a la sociedad en México. También se ha convertido en un capricho presidencial que requiere de 3 mil 800 millones de pesos para poderse realizar.

Este “ejercicio” democrático sería más que factible si en el país nos encontráramos en una situación diferente con la que hoy iniciamos un 2022, donde la economía refleja los estragos de la pandemia, la inflación hace de las suyas con los incrementos de precios, las carencias presupuestales en rubros tan prioritarios como salud y pobreza siguen sin ser atendidos desde Palacio Nacional.

Es verdad que el INE ha jugado papeles políticos en diferentes momentos de la historia del país. Hasta antes del arribo de Morena a la Presidencia, los árbitros electorales también habían tenido una etiqueta de estado.

Sin embargo, en tiempos donde aparentemente la transformación se tendría que imponer, lo que pesa sigue siendo la mano presidencial pero ahora en contra de quienes están a cargo del órgano electoral, quien por primera vez disiente de la opinión presidencial.

El mandatario Andrés Manuel López Obrador, está obligado a concluir su mandato y si bien es buen ejercicio consultarnos a los ciudadanos, es mucho más atinado evitar un gasto estratosférico sólo para alimentar egos personales.

En su mensaje, Lorenzo Córdova refrenda la disposición del organismo electoral para realizar la consulta ciudadana siempre que se disponga del presupuesto para ello.

Y advierte que de no contar con el suficiente dinero, la realizarían con las condiciones y el presupuesto para lo que alcance.

La necedad puede llegarse a convertir en autoritarismo de Estado, sobre todo cuando empieza a ser una necesidad reafirmar los egos de quienes están al frente del poder en un país.

@rubysoriano             @alquimiapoder

www.alquimistasdelpoder.com

losalquimistasdelpoder@gmail.com